Mensaje del Director

En la actualidad existe el convencimiento de que uno de los grandes desafíos que este principio de mileneo impone  a las empresas consiste en desarrollar equipos de Recursos Humanos con – al menos – las siguientes características:

  • Compenetrados con la cultura de la empresa, su visión, su misión, sus políticas y sus formas específicas de actuar.
  • Altamente motivados, con alta disposición.
  • Flexibles y creativos hasta para transitar períodos de incertidumbre.

Lo cierto es que el mundo ha cambiado y nosotros debimos cambiar con él.
 
¿ Y cuál ha sido el mayor esfuerzo – y hasta sacrificio –  que la gente está haciendo?.

Aceptar, entender y comprender la necesidad de cambiar y ser, a la vez, más competitivos. Convencerse de la necesidad de una mayor apertura mental, de acceder a nuevas formas de razonar y, por supuesto, estar dispuestos a incorporar nuevos conocimientos y desarrollar nuevas habilidades. Todo ello, fundamentalmente, para conocer, aceptar y comprender que las nuevas exigencias no significan solamente el ingreso a una economía diferente sino la aparición de una lógica y metodología de trabajo diferentes.

Hoy por hoy dejó ser prioridad el descubrir como trabajar más. La realidad nos inclina a pensar cómo trabajar en forma más inteligente. No más sino mejor.

Para ello es esencial aceptar que, crecer en el nuevo milenio, implica no sólo ascender jerárquicamente o asumir nuevas responsabilidades sino también hacer mejor lo que se está haciendo, optimizar el uso del tiempo y aumentar la capacidad para trabajar en equipo, ser flexible y multifacético y comprender que no aprender puede significar dejar de hacer las cosas bien.

Este es un proceso evolutivo que implica tiempo, esfuerzo y respeto. Mucho respeto, por las personas y las organizaciones que estas conforman.

Jorge Fedak
Director